20070516

Mejor comienzo de novela chilena

Por razones que tienen que ver con mis deficiencias, carencias y envidias, nunca me simpatizó Alejandro Zambra, pese a que no lo conozco personalmente. Alguna vez le ofrecí puñetes virtuales a través de la sección de cartas de LUN a raíz de un ataque que recibí cuando él criticaba libros en ese diario: no sé cómo entré -para mal- en el baile de un libro en el que yo no tenía nada que ver. Me atacó por lo de siempre: Zona de Contacto, cuicos, ABC1, escritores pendejos e idiotas...
Ayer en una librería le di un vistazo a su última novela "La vida privada de los árboles". El título ya me parecía endiabladamente bueno, pero tengo que decir que las dos páginas iniciales que leí son lejos el mejor comienzo de novela que he leído jamás en la literatura chilena. Hay algo allí que no había visto nunca. Creo que es un uso de la poesía que no es falso ni mamón, y que ni siquiera se nota mucho. De veras me tocó. Primero lo envidié y después me alegré de que esas dos páginas existieran. Así es la cosa.

10 comentarios:

Fh dijo...

Para no dejarlo en la mitad:

http://www.zona.cl/download/pdf/zambra.pdf

Son esas las páginas, no?

(sacado de http://www.zona.cl/memorystick/)

-- Felipe


Ps: podrías habilitar los full feeds http://www.fullfeeds.com/

Carlos Valencia dijo...

Coincido totalmente. Esas primeras páginas son muy interesantes. La voz del narrador tiene una cosa muy especial, bastante íntima. Habrá que ver el libro. Gracias a FH por el link.
Saludos
CV

Alfredo dijo...

Sí, esas son las páginas.

Anónimo dijo...

las primeras veinte páginas son buenas, pero después me parece que el libro se desinfla. Creo que bonsai es, en general, es mejor.

Anónimo dijo...

Estás verdaderamente loco, amigo. La novela es ahí no más. Aunque tiene dos o tres pasajes muy logrados, en general la prosa es trabada, apretada. A veces parece telegrama.
Pero está bien: el muchacho está empezando. Me alegra que explore más la narrativa, porque sus poemas si que no gustan.

cienfuegos dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
cienfuegos dijo...

2 cosas. Corrí a comprar el libro por tu comentario. Ya había disfrutado Bonsai, pero me parecía que la técnica resentía el libro. Un poco lo que -en mi muy modesta opinión- pasa con el pintor Claudio Bravo: uno le ve los pelitos del vello del antebrazo a los retratos pero falta otra emoción, qué sé yo.
No podía dejar de leer el viernes y paré para dejar algo para el fin de semana.

Lo otro es resabio de mi formación católica y tiene que ver con lo bueno que se siente cuando alguien habla bien de otra persona, de la que quizá no debiera hacerlo por las razones que sean.
Siento que pasan cosas buenas cuando se procede así. Un abrazo y te estoy linkeando.-
(suprimí el post anterior por demasiados errores ortográficos, sorry)

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo con Cienfuegos. Aunque en mi caso, ninguna de las dos novelas me gustó mucho.

Anónimo dijo...

Ya, me la leí, y me gustó mucho más que bonsái (que me habia gustado). El comienzo es bueno pero el final mucho mejor. Quede medio triste pero eso siempre pasa.

Anónimo dijo...

yo también la leí, y al igual que bonsai, no tiene emoción, un signo vital y necesario en cualquier novela.