20060109

Voto Bachelet (tibiamente, pero qué le voy a hacer)

Mi voto es por Bachelet (no por "la" Bachelet. Nunca escuché a nadie decir "el" Piñera).

Voto sabiendo que no va a poder hacer todo lo que hay que hacer porque nadie es perfecto, ni superhéroe, ni santo, ni Dios. Voto sabiendo que va a tener que aprender a “portarse mal”, a ser más pilla, más muñequera, y que su embrionario proyecto de “un tipo distinto de liderazgo”, aún si no fuera linda retórica, la conducirá directo al despeñadero en las cien mil concesiones que va a tener que hacer a los otros liderazgos –nada de “nuevos”- de la Concertación, que en el fondo son los que van a manipular el sistema desde la sombra o ni tanto. Me importa, sí, claro que me importa. Hasta el momento la derecha tiene razón: estamos asistiendo a la consagración de una especie de PRI chileno.

Hace una friolera de años tuve el placer de entrevistar a Héctor Aguilar Camín, el novelista mexicano que, más que nadie, ha explorado y divulgado las ceremonias, ritos y maneras de la política azteca. Lo hice un par de años antes de que saliera electo Vicente Fox, y se acabaran los setenta años de gobierno del PRI. No recuerdo con detalles la entrevista, pero sí recuerdo el concepto general. Es cierto, el PRI no era el Festival de la Democracia. Es cierto, en el PRI reinaban los cabrones apitutados, que no dejaban nada para los otros partidos. Es cierto, el PRI era un nido de corrupción –lo de Salinas de Gortati estaba ocurriendo en ese momento-. Pero también era cierto que el PRI le había dado a México nada más y nada menos que setenta años de estabilidad. Y nunca, nunca nunca nunca, un presidente PRI se repitió el plato. Es más: ser un ex presidente de México equivalía, poco más o menos, a ser un zombi político.

La Concertación se parece al PRI, pero no lo es (todavía). Primero que nada, la oposición ha tenido siempre, siempre, la oportunidad que en 70 años los opositores mexicanos no tuvieron: elecciones serias. Es decir, la Concertación siempre ha triunfado enfrentando competencia real, y no digamos que a unos pobrecitos sin medios económicos. Segundo: la Concertación ha sido, hasta ahora, una coalición exitosa: en lo político, acabó con la “cultura Pinochet”; en lo social: instaló el tema de la igualdad de oportunidades incluso en el discurso de sus adversarios; en lo económico: resistió las vacas flacas y, aunque se ha comportado tacaña en las gordas, no lo ha hecho pésimo ahora. Tercero: con todo lo cabrones que son, a la hora de los quiubos, se han inclinado por los méritos, o por lo que dicen las encuestas, que a estas alturas del partido es lo mismo. Es decir, en el PRI mexicano Bachelet hubiera sido impensable. ¿Alguien de fuera de los partidos, y mujer para más remate?

El argumento de la campaña de Piñera se ha reducido a una falacia: la Concertación lleva mucho tiempo gobernando, es malo que se gobierne durante mucho tiempo, por lo tanto déjenme gobernar a mí. Es malo gobernar mucho tiempo si el gobernante lo hace mal, pero eso no ha ocurrido hasta ahora.

Mis argumentos son continuistas y algo flojos, lo reconozco. Nada garantiza que porque la Concertación lo ha hecho bien en el pasado, lo haga bien en el futuro. Pero tampoco nada garantiza que Piñera lo haga mejor. Además, la campaña ha sido tan, pero tan mala, que no hubo manera de diferenciar realmente a los dos.

Por último, y ya que la Concertación ha dado pruebas de que se la puede sin locuras ni estridencias, sin el “estilo” Piñera, voto por Bachelet. Mi voto por ella es emocional y tibio, no se crean que soy un fan. Qué bah. Me daría orgullo que una mujer sea presidente. Me da gusto la idea de darle una oportunidad a un liderazgo más de equipo, más horizontal, aunque sé que a larga eso va a ser ciencia ficción o un desastre. No me da susto votar por la Concertación, aunque confieso que también, desde un punto de vista emocional, ya me está lateando. Los socialistas parecen empresarios y los DC parecen una gran agencia de empleo. Por mientras, los grandes temas siguen ahí, sin que nadie se anime a tocarlos. Pudiendo haber hecho una campaña de la puta madre con ellos, Bachelet prefirió irse por la segura (Piñera también). Pero bueno. Es así. Un voto es siempre un ejercicio de fe. Creo –nada me lo asegura- que Bachelet me va a traicionar menos que Piñera. No existen recetas para los grandes temas. Y casi siempre son fomes, matapasiones y, lo que es peor para un político, impopulares. ¿Cuáles son los grandes temas? Por favor ver el post anterior a éste.

10 comentarios:

NeoGenesis dijo...

q bueno es estar definido, aunq no convencido, algo es algo...
´
yo voy por el nulo... nunk en mi vida pensé hacerlo... pero para mí es lo más lógico...
saludos profe y siga escrbiendo...

Marisol Garcia dijo...

tus argumentos son sensatos y honestos, Alfredo. Quizás, hasta logren sacudirme de mi decisión temblorosa por volver a enfrentarme al voto, por primera vez para anularlo. Lo pensaré.

Maza dijo...

Alfred,
Eres el analista político del momento. Por lo menos, el analista político que más me interesa. La señora Bachelet, me consta cada día más, es una mujer inteligente y capaz. Para los ingenuos que todavía piensan que "no está capacitada políticamente", recordemos que esta mujer sonriente le ganó el gallito a todos los monstruos concertacionistas (Insulza, los Zaldivar, hasta Alvear), y salió parada. No les ganó mostrandole las encuentas, como parece. Se movió políticamente. Convenció con sus actos a Lagos que ella se la podía. Lideró.

Ahora, la Concerta sigue funcionando, y la derecha sigue siendo una vergüenza. No una alternativa: una vergüenza. Si la Concertacion sigue 100 años (y de paso, quizás, caga al país) la culpa va a ser única y exclusivamente de la derecha. Tienen otros cuatros años para dejar de ser una vergüenza. Mi buen amigo Aravena votó Piñera en la primera vuelta pensando precisamente en esto. Yo no llegué tan lejos. Y ni idea si Piñera es el que logre este "cambio". Ciertamente no fue Lavín. Pero como sector político son indecentes. Y de eso, la culpa no lo tiene madame Bachelet.

stoikeia dijo...

Iba precisamente a tocar el tema de la "capacidad" de la Sra. Bachelet, pero acertadamente se me adelantó Maza. Creo que lo mejor de su análisis, maestro Alf, es el no haber tocado ese falso recurso en el que se ha apoyado la oposición para derrotarla, y en el que lamentablemente han caído algunos concertacionistas.
También voto Bachelet y me reconozco un convencido al hacerlo (las razones dan para largo).
Un saludo afectuoso, tras largo tiempo...espero me disculpe la intromisión al blog, el que considero una suerte haber encontrado.

Shi-Ho dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Shi-Ho dijo...

Aunque la política ha terminado por saturarme, algo me animó a dejar mi huella blogger, en tu blog.

Veo que gran parte de la ciudadanía se está apoyando en aquel ya popular juego de palabras "es lo que hay nomas" y estamos aceptando candidatos de poco peso, inexpertos en las Ciencias P., estadistas de dudosa postura. en fin. "LO QUE HAY" pues,

No me agrada en lo absoluto lo que va quedando. EN ABSOLUTO .

Me pregunto; ¿cuando aparecerán los candidatos de la nueva era?
Esos que vean en sus intereses personales. LOS INTERSES SE TODOS .los que con un corazón abiertos cumplan sus promesas, comenzando desde el preimer día de gobierno. Los que, una vez acabada las elecciones, no escondan su sonrisa ni su a persona.

¿CUANDO APARECERÁN LOS VERDADEROS POLÍTICOS?

Ya todos nos hemos acostumbrado a las falsas promesas, es más, muchos de nosotros ya ni siquiera las notamos.

Si miramos a nuestro alrededor, veremos la misma miseria humana de siempre, consumiendo la vida de los CHILENOS que ya no creen en nada ni nadie.

Ellos no tienen tiempo de sentarse cómodamente a analizar que candidato es mejor o peor. ¡y como no! .con 5, más, o que se yo, pequeñas boquitas llorando alimento, como podrían analizar! sus sueldos paupérrimos, el abuso laboral, la fría indolencia de sus empleadores. Ya ni siquiera les queda las ganas ni el interés, de ponerse agastar sus ya abatidas fuerzas en aquellas falacias...

y si a ésto le agregamos la propias y frecuentes enfermedades infantiles, que no tienen como tratar, la mala atención hospitalaria, el trato vejatorio que reciben, cuando AL FIN, les atienden, ufffff.

EL CAOS, MOSTRANDO EN TODO SU CRUEL ESPLENDOR .
(por ahí nos preguntamos, porque son tan violentos o resentidos. ¿como no serlo?)

¿Ellos, por quien votaran?
por Bachelet o por Piñera.
Lema comprobado para los que sufren el incierto día a día es:

"LA MISMA MIERDA... CON DIFERENTE MOSCA NOMAS"
y que razón tienen!!!!!


"Disculpa la extensión"

Tony dijo...

Con respecto a lo de Maza, creo que Aravena piñerista me hace mucha lógica.
buen blog

boris dijo...

yo voto con GANAS, para mi es muy importante para el país que tengamos una MUJER presidenta, con el curriculum que tiene, y que ha vivido cosas fuertes que todos sabemos, pero ahi esta sonriendo, y la gente confía en ella, nunca ha dejado de ser la favorita, respecto de la concertación yo la seguire apoyando, esperando renovación y caras nuevas..más jovenes.. porque jamas en mi vida votare por la derecha, de eso estoy seguro..
Alfredo espero tu comentario post elecciones
http://borisp.blogspot.com

Villegas dijo...

Alfredo :

La pregunta pegada en este blog es si votarías por Agustín Edwards para presidente.

Demasiada basura barata contra Piñera, la derecha, los empresarios, en circunstancias que tu sueldo desde hace casi 10 años lo paga un empresario, de derecha que votó por Lavín.

O estarás haciendo patria de forma encubierta desde el Wikén?

Yo mismo dijo...

Respuesta 1: No.
Respuesta 2: ¿Y?
Respuesta 3: Parece que no lees Wikén: hace rato que no escribo ahí.