20050921

Los goles de mi vida: 3 de enero de 1981

Universidad de Chile 2, Colo Colo 1

La U cerraba el brillante ciclo de los setenta, que pese a juego demoledor, no coronó con ningún campeonato. Colo Colo, en igualdad de condiciones, sí había salido campeón muchas veces en esa década. Para el campeonato de 1980 la U estuvo a punto de ser campeona... sólo para perder la definición milimétrica con Cobreloa en la penúltima fecha, en Lota, gracias a una mano involuntaria de Alberto Quintano que fue cobrada como penal a favor de Lota Schwagger por el juez Marín, a quien la barra odió hasta su retiro del fútbol. Cobreloa salió campeón y la U se fue a la liguilla por Copa Libertadores.
Pero las cosas no iban a ser fáciles. Tras dos partidos con Colo Colo, aún no se definía quién iba a llenar el segundo cupo chileno. Los partidos previos a éste, la finalísima de la liguilla, habían estado llenos de incidentes maravillosos, como aquel en que un defensa de la U (¿Vladimir Bigorra?) tomó de la camiseta al gran simulador de penales Carlos Rivas, lo puso en posición horizontal, y lo lanzó a unos metros de distancia.
La U y Colo Colo estaban empatados a uno en este match de definición cuando Carlos Rivas fabricó un penal en el área azul. Pateó el mismo Rivas, y el "loco" Carvallo (Q.E.P.D) atajó. Y no sólo eso: lanzó un pase como a mil metros de distancia que recibió el chico Hoffens. Por las otras bandas (en ese tiempo se jugaba 4.4.3), Castec y Salah corrían como bestias. Toda la delantera de la U era un tren blindado contra el gringo Nef. Cualquiera pudo haber hecho el gol. El chico Hoffens la cruzó, Castec la dejó pasar, y Salah, por el otro lado, fusiló al gringo. La U 2, Colo Colo 1, quedaban como tres minutos para que terminara el partido.
Yo estaba ahí. Tenía once años de edad. Era lo más grande que me había pasado. Y hasta hoy, pocas cosas se comparan con ese momento.

2 comentarios:

Cristian dijo...

La primera vez q escuché de ese gol fue en tu cuento Sangre Azul, q me llegó más q ninguno de esa antologia por ser chuncho desde q tengo memoria. Y hace poco, en Había una vez, dieron ese gol, y de verdad se paran los pelos.
Para mi, el gol q mas grité fue el del Pato Mardones en Cobresal. Toda la vida me habían molestado por ser de un equipo "q no le ganaba a nadie", los vi jugar en los potreros, y aun asi me seguía gustando y sufría por mi equipo.
Ese dia, ellos me retribuyeron el apoyo de años. El 18 de diciembre del 94

Karen dijo...

Otra vez, te felicito de verdad se paran los pelos con leer ese gol (porque en ese tiempo todavia no nacia), asi que me conformo con leer e imaginar lo fabuloso que fue. Y otra vez me asombro de ver escrito el nombre de mi tio.